Asociación de amigos del vino - Huesca
FASE VISUAL   La   vista,   es   el   primer   contacto   del   catador   con   el   vino.   Es   la   primera   impresión,   la   primera   apetencia.   La vista   influye   directamente   al   catador   sobre   lo   que   puede   encontrar   en   la   cata.   El   color   nos   da   una apetencia   o   inapetencia   del   producto,   la   ausencia   de   color   deforma   el   gusto   del   alimento,   luego   el   color forma   parte   del   gusto.   De   la   misma   forma   que   existen   olores   desagradables   en   el   vino,   también encontramos colores poco atractivos. Con   el   examen   visual,   podemos   constatar   en   el   vino:   Su   color,   riqueza   sustancial,   grado   de   evolución, estado   sanitario   y   la   tipicidad   del   vino   principalmente.   Es   recomendable   realizar   esta   practica   sobre fondo blanco. Cuando   las   uvas   están   sanas,   el   color   es   mucho   más   elevado   y   franco,   con   una   vendimia   con   un   alto porcentaje   de   podredumbre   el   color   es   más   marrón   con   tendencia   al   amarillo.   También   hay   que   señalar que   los   problemas   actuales   de   falta   de   color   se   deben   a   los   altos   rendimientos   obtenidos   en   en   algunas regiones   de   España   por   los   excesivos   riegos   rezados   en   plantaciones   tradicionales   donde   nunca   se había regado anteriormente. El color evoluciona según: Las variedades: Hay ciertas variedades que aportan mucho mas color como merlot, syrah, tempranillo... La vinificación: La   oxidación   de   antocianos   da   reflejos   negros.   Una   maceración   en   prefermentación   a   frío   como   una maceración   mucho   más   larga,   dan   más   color.   El   control   de   las   temperaturas   de   fermentación   y   la eliminación   de   la   raspa,   dan   una   ligera   pérdida   de   color.   La   vista,   es   el   primer   contacto   del   catador   con el   vino.   Es   la   primera   impresión,   la   primera   apetencia.   La   vista   influye   directamente   al   catador   sobre   lo que   puede   encontrar   en   la   cata.   El   color   nos   da   una   apetencia   o   inapetencia   del   producto,   la   ausencia de   color   deforma   el   gusto   del   alimento,   luego   el   color   forma   parte   del   gusto.   De   la   misma   forma   que existen olores desagradables en el vino, también encontramos colores poco atractivos.   La crianza y conservación: Un   grado   de   oxidación   obtenido   a   lo   largo   de   las   manipulaciones,   la   crianza   en   barrica   nueva   o   no,   la temperatura, y la luz, son factores activos sobre la intensidad colorante de un vino. Según   la   zona   de   producción,   la   insolación,   la   calidad   del   ciclo   vegetativo,   la   madurez,   etc,   son   de   la misma forma factores activos.   La fluidez: La   fluidez   se   observa   en   el   momento   de   servir   el   vino   en   la   copa.   Es   el   índice   del   contenido   de   azúcar   y glicerol,   según   el   tipo   de   vinos   el   sonido   es   totalmente   diferente.   Si   el   vino   presenta   un   aspecto aceitoso,   gelatinoso   se   trata   de   la   enfermedad   de   la   grasa.   Si   la   fluidez   es   normal,   generalmente   no   se refleja.   El brillo: El   brillo   se   observa   en   el   disco,   junto   con   la   limpidez   del   vino.   La   falta   de   brillo   se   debe   en   parte   a   la falta de acidez en el vino: vino malcriado, mal embotellado, evolucionado, etc. El brillo es muy importante en los vinos blancos que deben presentar un brillo perfecto. Como   vocabulario   podemos   decir   que   un   vino   es   mate,   pasando   a   neto,   franco,   luminoso,   brillante, centelleante. Como defectos: Indeciso, Oxidado, Pasado..   El color: El   color   se   examina   a   partir   de   dos   factores   bien   distintos,   de   la   intensidad   y   de   su   tinte   o   colorido.   La intensidad   colorante   de   un   vino   se   debe   a   su   riqueza   en   pigmentos.   Esta   depende   del   espesor   del   vino atravesado   por   la   luz.   La   observación   se   hace   mirando   el   fondo   de   la   copa   inclinándola   ligeramente   y   si es   posible   con   luz   del   día.   En   general   al   tinte   de   un   vino   se   le   dan   nombres   como   cereza,   rosa,   grosella, rubí, granate... La   dominación   del   color   rojo   se   debe   a   la   evolución   de   los   antocianos.   En   un   vino   joven,   estos pigmentos   los   encontramos   en   el   estado   libre   con   color   azul   intenso,   que   combinado   con   el   rojo   dan   la tonalidad   violácea.   Con   la   edad   los   antocianos   se   alían   con   los   taninos   para   dar   el   marrón   en   el conjunto.   Las lágrimas: Durante   mucho   tiempo   se   creía   que   el   graso   del   vino,   lágrimas   en   las   paredes   de   la   copa   que descienden lentamente a lo largo de la superficie del vidrio, se producían por el glicerol. Pero   no   es   exactamente   así.   Se   producen   por   el   alcohol   que   tiende   a   modificar   la   tensión   superficial   del líquido y a formar gotas de vino sobre la copa formando las lágrimas. Unas   lágrimas   gruesas   y   abundantes   que   descienden   lentamente   son   un   signo   de   riqueza   alcohólica. También   influye   la   presión   atmosférica,   temperatura,   movimiento   de   rotación   y   limpieza   de   la   copa.   Este efecto fue explicado por Thomson en 1855, y lleva el nombre de efecto Mangoni. P
                                                          La cata y sus fases.                                   Visual - Olfativa - Gustativa