Asociacion de amigos del vino - Huesca
VINO DULCE NATURAL: Son   los   procedentes   de   mostos   que   por   su   alto   contenido   azucarado   solo   fermentan   parcialmente. Pero   no   fue   hasta   finales   del   siglo   XIII,   cuando   Arnau   de   Vilanova,   médico   particular   de   los   reyes de    Francia    y    Aragón,    puso    a    punto    el    procedimiento    moderno    de    apagamiento    o    parada fermentativa,   que   permite   el   delicado   maridaje   entre   el   zumo   de   la   viña   y   el   espíritu   del   vino.   Esta técnica   fue   perfeccionada   posteriormente   por   los   templarios   instalados   en   sus   parcelas.   Con   ella, una   parte   importante   del   azúcar   de   la   uva   se   conserva   por   adición   de   alcohol   en   el   curso   de   la fermentación.
MISTELAS: Vinos amistelados:  Son   una   variante   de   los   vinos   licorosos   generosos   y   se   elaboran   con   vino,   mostos   concentrados   de   uvas   y   alcohol   vínico autorizado,   con   graduación   alcohólica   entre   13   y   23   (todo   es   alcohol   de   adicción   y   no   tiene   por   que   ser   vínico),   y   con   un contenido azucarado mínimo ade 80 g/l. Atendiendo   a   la   definición   de   vino   y   propiamente   hablando,   la   mistela   no   es   un   vino,   pues   no   se   ha   producido   ningun   tipo de fermentación alcohólica, ni total ni parcial, todo su alcohol es de adicción. Además,   es   frecuente   en   muchos   lugares   denominar   mistela   a   vinos   que   en   realidad   son   licorosos   o   generosos   licorosos. Es   un   concepto   que   se   relaciona   mucho   con   el   alto   contenido   en   azúcar   y   en   alcohol   de   ciertos   vinos.   Por   esta   razón   se ha creado el siguiente apartado dentro de los tipos de vino. Mistela o mixtela: (del   latín   mixtella,   es   decir:   mezclilla   )   es   el   nombre   que   reciben   diversos   licores   elaborados   mediante   la   mezcla   de   alcohol con   ingredientes   vegetales   que   añaden   sabor,   como   mosto   de   uva   o   diversas   clases   de   hierbas   aromáticas.   Se   trata   de bebidas   dulces   que   se   consumen   como   aperitivo   o   acompañamiento   al   degustar   dulces.   En   el   caso   de   la   mistela   hecha con mosto, la presencia del alcohol impide que se produzca fermentación. La   mistela   (también   llamada   ron   en   algunos   ámbitos   populares)   es   típica   de   muchas   zonas   de   España;   entre   ellas   la Marina   Alta,   Turís,   Utiel,   Requena   y   Cheste   (en   la   Comunidad   Valenciana);   la   provincia   de   Granada,   más   concretamente los   pueblos   que   rodean   Sierra   Nevada   como   los   del   Marquesado   del   Zenete   y   los   de   la   comarca   de   la   Alpujarra Granadina;   también   la   provincia   de   Almería,   en   la   Alpujarra   Almeriense   y   en   municipios   de   la   comarca   del   Almanzora   y Sierra de los Filabres como Chercos; y el sudeste de la provincia de Albacete. Ingredientes:   El   número   de   ingredientes   puede   ir   variando   al   gusto   o   según   la   zona,   siendo   su   base   un   licor   de   alta graduación   (aguardiente,   generalmente)   y   el   zumo   de   uva   (mosto),   mezclándose   con   distintos   tipos   de   edulcorantes (azúcar   blanquilla,   azúcar   morena,   miel)   y   aderezado   con   aromas   naturales   (clavo,   canela   en   rama,   granos   de   café, peladuras   de   limón   y   naranja,   hierbas   y   especias   varias).   Esta   puede   ser   una   de   las   recetas   detalladas,   que   podemos encontrar en Jérez del Marquesado ([1]), al pie de Sierra Nevada: Zumo de uva Aguardiente Azúcar Clavo Café molido Café en grano Elaboración:   Se   exprime   la   uva   en   un   molinillo,   colándola   de   modo   que   obtengamos   un   zumo   limpio   amarillento.   Se mezclan   2   tercios   del   zumo   con   uno   del   aguardiente,   y   se   le   añade   azúcar,   aproximadamente   200   gramos   cada   10   litros. Añadimos también el café molido, unos 100 gramos cada 10 litros y removemos bien. Por   último   añadimos   un   puñado   de   granos   de   café   con   unos   3   o   4   clavos   de   especia   por   cada   10   litros,   todo   esto   bien removido   lo   metemos   en   un   recipiente   cerrado,   y   lo   dejamos   reposar   durante   40   días,   agitando   dicho   recipiente,   a   poder ser, todos los días. Pasados   esos   40   días   llega   el   paso   de   trasegar   el   licor   de   mistela.   Para   ello   esperaremos   3   días   sin   agitar   y   retiraremos   el licor con un tubo para que los posos queden en el recipiente. La mistela ya está lista para tomar, y puede ser embotellada.
Tipos de Vinos.